domingo, 5 de abril de 2009

Us3 - Madrid 5/4/09


Joder, y nos lo queríamos perder...

La verdad es que después de la semanita que entre unas cosas y otras hemos pasado, lo que parecía que realmente necesitábamos era una tarde de domingo tirados en el sofa sin hacer nada más que intentar mantener un encefalogama lo más plano posible
Sin embargo, los chicos de Mercury Wheels decidieron que eso no era lo que tocaba esta noche. Hicieron un concurso para regalar entradas para el concierto de Us3, y resulta que yo gané una. Y debe ser la crisis, o que eran carillas (veintipico €) o simplemente una maquiavélica estrategia de marketing para que si te tocaba y no querías ir sólo, pasases por caja, el caso es que compré otra entrada y para allá que nos fuímos
Us3 es otro de esos grupos a los que no pude ver en su "momento". Hand On The Torch ha sido un disco que he oido miles de veces, y que me sigue gustando muchísimo. Es uno de esos discos que se puede decir que es redondo de verdad. Pero yo en el año 93 (parece mentira, 16 años ya), no pude verlos. Después de ese peazo de disco, el nivel empezó a bajar con Broadway & 52nd y con An Ordinary Day in an Unusual Place yo perdí el interés en Us3, dejé de seguirlos y no aproveché ninguna de las oportunidades que hubo para verlos. Por lo que leo en su web, después han pasado por bastantes problemas con las discográficas, aunque han ido sacando varios discos y sobre todo parece que nunca han dejado de estar tocando en directo.
La razón de que estén ahora por aquí es que acaban de lanzar stop. think. run, que por lo poco que he oido en el myspace más lo que he oido hoy en directo, tiene muy buena pinta. Han ido evolucionando desde un sonido en el que el jazz predominaba sobre el rap, a un sonido muy rapero con muchas influencias latinas sobre la base de jazz que se mantiene. Hubo una época en la que cualquier local que quisiera ser moderno (o parecerlo) tenía que acabar con una sesión de acid-jazz (aunque para referirse a ellos utilizan jazz-rap) en la que era imprescinble que sonaran ellos.
Realmente, más que ellos, Us3 es Geoff Wilkinson, que se ha ido rodeando para cada disco y gira de diferentes músicos, y qué músicos. En la gira actual va con dos chavalines (21 y 23 años) que son dos peazo de raperos (uno que recuerda mucho a Eminem y otro Public Enemy total), una sección de viento espectacular con dos tíos (trompeta y saxo) que parecen sesudos y creativos músicos a los que a veces se les ve un poco descolocados por los dos chavales. Un bajista (con un bajo muy chulo) que claramente ha pasado demasiado tiempo con los boyz y un teclista que seguramente era el empollón de su clase. Mención a parte hay que hacer a los dos viejunos del grupo (deben tener 40 y bastantes). Geoff está detrás de sus pantallas poniendo las bases y controlando todo como si estuviera en un centro de control de cualquier thriller americano. Y al lado, tiene a un tipo que parece un hooligan de vacaciones en Torremolinos al cargo de los platos. Pues bien, este tío, DJ First Rate, es la bomba (parece ser que ha sido campeón del mundo de scratch). Hizo scratches con el pie, con la barriga y hasta se puso un plato en la cabeza y hacía scratches en ese plato mientras lo tenía en equilibrio y hacía más scratches en otro que tenía en la mesa. Simplemente alucinante
A estas alturas, ya os habréis dado cuenta que nos lo hemos pasado muy bien, y con nosotros la no mucha gente (poco más de la mitad de aforo calculo yo) que se congregó en la sala Heineken. Público por cierto, de una media de edad alta, lo cual me resultó bastante sorprendente la verdad. Sin embargo, ninguno pudimos dejar de bailar todo el concierto. Y eso que quizás todos (incluidos los Us3) estábamos bastante fríos al principio. Y quizás lo que más sorprendente es que a pesar de que sólo me sabía las canciones de los primeros discos (como todo el mundo en la sala) y sobre todo del primero (del que tocaron Cantaloop (Flip Fantasia), I Got it Goin' On, Tukka Yoot's Riddim y Lazy Day si no recuerdo mal) no fueron las que más me gustaron (aunque estuvieron muy bien). Disfruté muchísimo de todas las nuevas canciones (este último disco tiene 15 canciones) con esa mezcla tan interesante de rap, ritmos latinos y jazz. Una gozada de concierto, y espero que como dijeron, vuelvan en breve
Así que de nuevo, muchísimas gracias señores de Mercury Wheels por no haber dejado que me perdiera este conciertazo. Ha sido un subidón acabar así esta semana que se ha ido haciendo tan larga.
Y para acabar un par de comentarios paralelos. El primero es que tiene delito que en un sitio que lleva el nombre de una marca de cerveza, cueste un katxi de cerveza 12€, y una caña 5€. No me extraña que la gente se endrogue. Y dos, otra vez nos hemos vuelto a cruzar con una patrulla de la policia municipal o que eran daltónicos, o para los que las señales de tráfico son opcionales. Se saltaron un semáforo en rojo delante de nuestras narices, y tuvimos que pararnos para dejarles pasar... Claro, ellos no se quitan puntos a sí mismos
Desgraciadamente, me dejé la batería de mi cámara en casa (muy apropiado para como me encontraba) y la calidad de grabación de mi móvil es penosa, así que de momento no tengo ningún vídeo para poner aquí. Esperemos que alguien grabara algo en condiciones y lo cuelgue

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada