domingo, 19 de febrero de 2012

Waters + Nada Surf, Madrid 18/2/12


Siete meses sin ir a un concierto... Sin duda, por una muy buena razón, pero aún así parecía un siglo. Eso sí, aunque hemos dejado pasar muy buenos conciertos por delante de nuestras narices en los últimos meses, el concierto de Nada Surf era casi obligado.
Creo que las ansías que teníamos de concierto, nos hizo llegar bastante pronto a La Riviera. Sinceramente, me sorprendió que Nada Surf se atreviera con La Riviera un sábado. No es que no hayan tocado antes allí, ni que desde luego se merezcan tocar en sitios incluso más grandes, pero no sé, los tengo asociados a banda de salas medianas/pequeñas.
Ese cierto temor a una pobre entrada se fue reforzando cuando llegamos a la cola de recogida de entradas, y aún más cuando entramos y con los Waters en la segunda mitad de su concierto y el aforo muy por debajo de la mitad. Sin embargo, La Riviera se llenó, aunque hablaremos luego de eso.
No conocía a Waters (ni la banda de la que "nace", Port O'Brien). Al principio no me llamaron mucho la atención. La verdad es que era difícil apreciar algo en ese sonido tan horroroso y tan típico de La Riviera. Se intuía un rock américano y muy clásico, plano y buenrollista de esos que parece que gustan tanto ahora. Sin embargo, quizá dejaron para el final sus mejores temas, y justo tocaron O Holy Break Of Day, y ahora me apetece mucho mas escuchar su disco Out In The Light. Ese tema me recuerdó mucho a Built to Spill, a Pavement, o a la parte más indie de Neil Young. Habrá que escuchar más a esta gente (y a Port O'Brien de los que hablan muy bien). Una pena el sonido tan horroroso.



Ya con La Riviera a tope,  Nada Surf salió al escenario. Y cómo ya es habitual en sus giras, salieron en formato quinteto. Matthew, Daniel e Ira, los habituales, más Martin Wenk de Calexico (al que ya pudimos ver y disfrutar en la anterior gira) y la novedad de Doug Gillard de Guided by Voices
a la guitarra.
Martin ya nos sorprendió con su sólo de trompeta para 80 Windows en el concierto de Joy Slava, también con su Theremin, aunque sí que es verdad que sus teclados son a veces demasiado intrusivos (algo que me resulta muy habitual con los teclados en general)
Doug en cambio, dió más empaque al sonido en las canciones más ruidosas. Especialmente sonó bien Evolution con su guitarra distorsionada.
A diferencia del concierto de presentación del disco de hace unos días en Nueva York, y que colgaron en Youtube, el concierto no se centró principalmente en el The Stars Are Indifferent to Astronomy. Hubo temas de prácticamente todos sus discos. Sin embargo, sí que empezaron con un tema del último largo, este:


Sorprendente el buen sonido de Nada Surf comparado con el desastre de los Waters. Muy bueno para el estándar de La Riviera. Matthew empezó un poco frío con la voz, pero en seguida se pusieron a tono, y cómo siempre Nada Surf se entregó. Poco a poco empezaron a tocar los grandes temas de su ya gran discografía


Los que no terminaban de entrar en calor era el público. Normal que la gente no se sepa las canciones del último disco, pero Happy Kid o Killian's Red ????


Con la gran versión del Evolución de Mercromina, la gente pareció que se animaba. A eso también ayudaba Daniel que nos dejó unas de sus típicas perlas (nunca olvidaré lo que me reí con él hace ya muchos años en el Esparrago Rock en Jerez mientras se metía con Alejandro Sanz).


Nada Surf nos regaló dos bises, incluyendo en el último una desangelada interpretación de Popular, tema que estuvieron sin tocar durante bastantes años, y que me da la sensación que como Radiohead con Creep, se han visto obligados a volver a tocar. Y parece que el respetable lo agradeció, siendo uno de los momentos álgidos de la noche. Sinceramente, creo que tiene que ser difícil cantar un tema sobre las preocupaciones de un adolescente en un instituto cuando tienes casi 50 tacos, pero ellos claramente se deben a su público


Y así llegó el final de otro concierto memorable de Nada Surf. No sé ya cuántas veces les he visto, pero nunca, nunca me han decepcionado. De hecho, si hiciera la lista de discos que más me gustan no sé si incluiría alguno de Nada Surf, pero si hiciera la lista de conciertos más memorables en los que he estado saldrían seguro (y quizá un par de veces). Dorada madurez creo que dice por ahí la crónica de un medio serio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada