viernes, 13 de julio de 2012

BBK Live, Bilbao 12/07/12

Sacar las entradas para el BBKLive de este año no fue fácil. Por algún motivo, decidí comprarlas en la BBK. Luego, avisaron de que había que sacarlas en un cajero del propio banco, pero claro, en todo Madrid sólo hay uno multiservicio, y en la Puerta del Sol... Me imaginé por un momento esquivando pelotas de goma, porrazos de la policía y cubos de basura ardiendo para recogerlas. Pero no, decidimos que mejor en Bilbao.

Y claro, no fuímos los únicos. Cuando encontramos un cajero, había que esperar. Pero lo más divertido fue cuando la tarjeta con la que compré las entradas no era reconocida por el cajero. Un sudor frío corrió mi espalda, pero hay que decir que una llamada (bueno dos, la primera me colgaron) al servicio de atención al cliente lo solucionó bastante rápido.

Y es que el día a esas alturas ya había sido largo. Primer día de vacaciones, pero con el despertador biológico de casi un año que tenemos en casa. Antes de las 8 ya estábamos con el biberón del desayuno. Prepara maletas, recoge y a dejar a la enana con los abuelos. Y todo esto con un terrible dolor de tripa que me persiguió hasta la noche.

Haciendo un FF, a las 8 estábamos en la larga cola esperando el autobús para subir a la zona de conciertos.

Tengo que decir que el BBKLive siempre me ha parecido uno de los festivales con mejor organización. El despliegue de autobuses para subir y bajar es espectacular, bien organizado y bastante rápido. El recinto es brutal, con barras, zonas de comida, tickets y baños por todos lados.
Aunque tiene tres peros. Uno, la tremenda cuesta que hay que subir desde dónde te dejan los autobuses hasta el recinto. Dos, el pasillo que comunica la entrada con el escenario 1 (y el 3 este año) dónde algún día habrá una desgracia. Y tres, unos carteles raros (aunque mirando los carteles del resto de los festivales de este año, creo que es algo que se está poniendo de moda).

Y es que si fuera por lo que nos gusta Bilbao y este festival, esta no sería la cuarta vez que venímos, sino que ya llevaríamos más. Pero claro, si por el escenario dónde ha pisado Metallica, hoy Radiohead, pasa también Coldplay, pues se quiere contentar a demasiada gente.

Y la verdad, es que a pesar de Radiohead, por un momento, se nos pasó por la cabeza el al FIB. La reaparición de At the Drive-In con su único concierto en España, era muy tentadora. Si sólo hubiera estado funcionando el aeropuerto de Castellón...


Pero bueno, allí estábamos, con la sudada de la humedad, escalada y mi dolor de tripa ya dentro del recinto y alucinados por la cantidad de gente que había para ser jueves (no quiero ni imaginarme cómo estará hoy). Ya nos habíamos perdido a Band of Skulls, así que según pasábamos vimos el final del concierto de Ben Howard y nos gustó bastante. Además con lo que sería la tónica del resto del día, un sonido muy bueno en el escenario 3.

Nos fuímos a por tickets y a tomar algo, en el proceso vimos un par de temas de los Maccabees, pero es que me aburren bastante sus loops guitarreros acelerados y sus grititos. En realidad, desde dónde estábamos, no sonaban muy bien (escenario 2).

En esas, uno de los mejores medicamentos para estómagos hechos puré (o te cura o te lo termina de joder), el kalimotxo, estaba haciendo sus efectos, y me estaba sientiendo mejor.
El problema, es que mirando lo que venía, Snowpatrol nos aburre, y no nos queríamos perder Jon Spencer Blues Explosion, decidimos ir a comer algo.

Comparado con otros festivales, el BBKLive es el Bulli, pero aún así, el kebab que nos comimos me sentó cómo una patada en mis zonas bajas. Menos mal que más kalimotxo y los JSBX me areglaron el estómago.

Menudo concierto se cascaron los neoyorkinos. Los JSBX son una banda a la que he ido cogiendo cariño estos últimos años. Se me han escapado las últimas veces que han pasado por Madrid, y tenía muchas ganas de verlos en directo.

Tampoco sabía que esperar, en sus discos hay de todo, también muchas cosas infumables. Pero, claro en un festival, y con el escenario 3 a rebosar, nos hicieron bailar a todos. Literalmente. Con dos guitarras (increíble Judah Bauer), un theremin y una batería se sobraron para reventar el blues y llevarnos por el punk, el garage, y descargar un montón de ruido sobre los que nos quedamos allí hasta el final, arriegándonos a perdernos el concierto de The Cure. Porque si The Cure empezó tarde, los JSBX creo que se pasaron bastante de su hora.


Bueno, supongo que por suerte para nosotros, The Cure iba tarde, muy tarde. No sé si tanto cómo dice la triste crónica de El País, pero lo suficiente para pasar el embudo entre el escenario 3 y el uno, cruzar al otro lado, pedir bebidas, y encontrar un sitio decente para ver a los de Robert Smith. En esto sale alguien que ni en Castellano ni en Inglés nos dice que están teniendo problemas técnicos, y casi sin acabar, sale un Robert Smith con unas pintas que recordaban a Carmina de Carmina o Revienta que guitarra acústica en ristre, se lanza a amenizar la espera con 3 temazos en acústico y el sólo, acabando con una espectacular versión del Boys Don't Cry.



Y justo después de esto, Robert dice, voy a buscar al resto de la banda, porque si no esto se llamaría Robert Smith, y no The Cure, y ya con el problema solucionado, empieza el concierto.

Esta era la tercera vez que veíamos a The Cure. Una en el FIB hace ya bastante años, otra en un concierto interminable en el Palacio de los Deportes de Madrid hace menos, y yo tenía la intención de aguantar lo que se esperaba otro larguísimo concierto. En El País dicen que estaban acordadas 3 horas.

Pero había un problema, no sé si la mezcla de virus intestinal, con kalimotxo, con JBSX tenía efectos secundarios, pero yo para entonces tenía una tortículis que me reía yo de robocop. Y al principio me dió igual. Salvando una versión desangelada del The End of the World, el concierto empezó a lo bestia. Sonido espectacular (ya podrían aprender otros festivales), Robert Smith entregado y con una voz poderosísima, y a pesar de la cantidad de gente, el concierto se podía ver relativamente bien desde la distancia.

El caso es que mi cuello se fue tensionando, y tensionado, y cuando llevábamos unas dos horas de concierto, yo ya parecía que llevaba un palo de arriba a abajo (para no ser más descriptivo). Y en vistas de que había que hacer una caminata hasta el autobús y que Radiohead toca hoy, cuando sonaba Wrong Number salimos del festival (junto con un sorprendentemente gran número de confestivaleros, por cierto, los locales, porque los guiris creo que se quedaron todos)

Así que viendo el setlist (que podéis ver abajo), todavía cuando nos fuímos, tocaron más de una hora. Incréibles estos The Cure... Después de ellos venían los Bloc Party, que no son santos de mi devoción, pero que cuando nos fuímos ya había mucha gente guardando sitio en el escenario 2.

Mi cuello está mejor ahora, a ver cómo llegamos a Radiohead. Que uno está viejuno, pero no tanto :)



Robert Smith solo
1. “Three Imaginary Boys”
2. “Fire in Cairo”
3. “Boys Don’t Cry”

The Cure
1. “Open”
2. “High”
3. “The End of the World”
4. “Lovesong”
5. “Sleep When I’m Dead”
6. “Push”
7. “Inbetween Days”
8. “Just Like Heaven”
9. “From the Edge of the Deep Green Sea”
10. “Want”
12. “Pictures of You”
13. “Lullaby”
14. “The Caterpillar”
15. “The Walk”
16. “Play For Today”
17. “A Forest”
18. “Primary”
19. “Bananafishbones”
20. “Shake Dog Shake”
21. “The Hungry Ghost”
22. “Wrong Number”
23. “One Hundred Years”
24. “End”
25. “The Same Deep Water As You”
26. “Dressing Up”
27. “The Lovecats”
28. “The Blood”
29. “Just One Kiss”
30. “Let’s Go To Bed”
31. “Friday I’m in Love”
32. “Doing the Unstuck”
33. “Close To Me”
34. “Why Can’t I Be You?”
35. “Boys Don’t Cry”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada