miércoles, 12 de noviembre de 2008

The Wedding Present - Madrid 11/11/08


Mientras Keane tocaba en algún otro sitio de Madrid su pop pastelón y al Madrid le metía 3 el Real Unión y le echaba de la Copa, The Wedding Present tocaba en la sala Heineken de Madrid. Hacía tiempo que no iba a la sala Heineken, y la verdad es que está mucho mejor. La han dado un aspecto industrial y han quitado paneles que quitaban visión desde la parte de atrás. Todo esto, añadido a que habría un poco más de media entrada y a que la noche era fresquita, daba una sensación de frío tremenda, aunque creo que ha ganado en cuanto aspecto. Hay algunas cosas que no entiendo de los empresarios de la hosteleria, y entiendo que están para ganar dinero, pero lo siento, un cubata de garrafón en vaso de plástico con cola de grifo no vale 8€... Lo que no sé, es porqué se me olvida siempre la petaca... Una cosa curiosa del concierto de ayer, aunque cada vez se ve más en conciertos de gente ya no tan joven, eran los carteles pidiendo por favor no fumar en el concierto por petición expresa del grupo. Como no fumador, me parece bien esto en cualquier circunstancia, aunque creo que en estos entornos TODOS (los fumadores también) debemos ser un poco tolerantes. Sin embargo, no consigo entender como ante una petición que luego justificó el propio cantante por tener la voz un poco castigada, todavía había un montón de gente que no paró de fumar durante todo el concierto... Eso sí que es tolerancia
The Wedding Present no es uno de mis grupos favoritos, pero me gustan bastante. Interestate 5 es una canción que suena habitualmente en mi lista de canciones, aunque debo reconocer que no he escuchado (todavía) su nuevo disco. En todo caso, el concierto me gustó mucho. Volver a escuchar el noise de los 90 a grupos que ya han demostrado todo lo que tenían que demostrar, y que ya no necesitan ninguna pose, es una gozada para los que nos gusta esa música. Otra cosa que me llamó muchísimo la atención, es lo mal que bailaban estos chicos. Me explico, no estoy hablando de bailar, sino de hacer movimientos más o menos graciosos y rítmicos con la música. Es díficil explicarlo, pero parecían más tiesos que un poste de teléfono, eso sí, me queda claro que no íbamos a ver al Bolshoi :)
Durante el concierto me acordé mucho de cuando me empecé a meter en la música indie de la mano de Radio3 y todos los grupos españoles de la Independencia de hace ya 15 añazos, que es cuando salían de por aquí gente como Los Planetas, El Inquilino Comunista, Automatics, etc, etc... De verdad que disfruté mucho ayer, y potr 12€ que costó la entrada, se me ocurren pocos conciertos de igual calidad/precio. Eso sí, como bien anunciaron ellos mismos, no dieron ni un sólo bis y el concierto duró poco más de una hora y cuarto. Aunque hay que admitir que fue realmente intenso, con pequeñas interrupciones entre canción y canción, y con generosas raciones de ruido. Lo que desde luego han conseguido, es que me vuelva a escuchar sus discos, y sobre todo, el nuevo, El Rey. Estoy deseando que en una ola de estas revival que nos viene de vez en cuando, vuelva el noise...

*Gracias a manpop (desde Youtube) por el vídeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada