jueves, 22 de julio de 2010

The Prodigy, Ibiza 20/7/10

Puff, todavía tengo una deshidratación de camello, y los pies destrozados después de lo de ayer. En las manos no tengo nada, así que creo que podré contaros un poco lo que paso en la esquina noroeste de la isla de Ibiza, en la parte norte de Sant Antoni. No sé si algún medidor de terremotos recogió algún temblor de lo que ocurrió ayer ahí, pero os aseguro, que pasó y algo gordo. Pero empecemos por el principio
Ya no recuerdo ni quiénes eran los teloneros, pero da igual, para variar no llegamos a tiempo, y casi mejor, porque no sé si hubiéramos aguantado hasta el final
Ayer la cola para entrar en el Ibiza Rocks era bastante seria. Se veía (y por otra parte se esperaba) una afluencia de público en otro orden de magnitud al que había el día de Maxïmo Park. El proceso fue el mismo, cambias la página impresa que te devuelve el sistema de venta de entradas, por un simple ticket para que te deje entrar el segurata de la puerta
Creo que esto del imprimirse uno la entrada en casa se va a imponer en las empresas de venta de entradas. Desgraciadamente, creo que también va a ser el final de la posibilidad de guardar algún tipo de entrada como recuerdo, ya que van a parecerse más a una tarjeta de embarque que a una entrada como las hemos conocido hasta ahora.
Cuando ya pasas esa línea de seguridad, te ofrecen pulseras para una fiesta post-concierto y para una al día siguiente en un par de discotecas de San Antonio, y descenso por los pasillos del hotel hasta el patio.
Un pequeño inciso, una de esas fiestas se llama Reclaim (the dancefloor). La filosofía de esta fiesta es el recuperar las pistas de baile para bailar algo que no sea tralla electrónica (o al menos eso he querido entender). Creo que yo estoy en ese modo, en escapar del rollo electrónico y reclamar otro tipo de música. Si el otro día os hablaba del Café Pereyra, os puedo hablar de otros dos locales esta vez en San Antonio que están creando pequeños oasis fuera de la pachanga, el Colón y el Hogans, pero supongo que hablaré de esto otro día
Por cierto, los del Ibiza Rocks venden una camiseta que dice algo así como Fuck dance, LET'S ROCK!!! Creo que sólo para chica, así que de momento no me he podido hacer con una, pero realmente explica bastante lo que pienso últimamente
Bueno, pues después de todo este rollo, ya estamos dentro, y justo el speaker (en perfecto inglés claro), anuncia que queda una hora para que salga Prodigy al escenario
Yo tengo que reconocer que en algún momento no me creí que Prodigy iba a tocar allí. Hace unos meses que les vimos en Madrid, y después de lo visto, del escenario que llevaban, se me hacía casi imposible que Prodigy entrara en ese pequeño escenario del patio de un hotel
Esa hora se hizo larga. A pesar del dj que animaba el ambiente, el tremendo calor que hacía, la cantidad de gente que había que hacía imposible conseguir un sitio medianamente estable o acercarse a la barra a beber algo sin perder el sitio que tan duramente habías conseguido, hizo la espera pesada
Pero bueno, finalmente, y casi con puntualidad británica, ahí estaban los Prodigy. Y empezaron a tope. World's On Fire, Breathe, Omen y Poison, casi del tirón. En esa primera parte del concierto Maxim llevó la voz cantante, mientras que Keith prácticamente era un gogó. La verdad es que con alguien como Maxim, creo que podrían tocar la mierda que quisieran y dejar a todos flipados. El tío es verdaderamente la leche. Una pena que se olvidara que estaba en España y no dejara de jalear a los británicos reunidos en el hotel
Y es obvio que la gran mayoría de los asistentes eran británicos, pero se vieron grandes grupos de españoles, muchos más de los que yo esperaba
The Prodigy se presentó a parte de con Maxim, Keith y Liam, con un guitarrista/bajista, y con un batera, que estuvieron bastante voluntariosos pero que pasaron un poco desapercibidos ante el ciclón que es Keith, pero sobre todo Maxim (aunque este desapareciera del escenario en varios temas en la segunda mitad del concierto)
Con Smack My Bitch Up yo creo que el hotel estuvo a punto de caerse. Alguno de los que lo veían desde sus habitaciones estuvo a punto de tirarse, la gente de la zona vip no dejaba de botar, y los que estábamos abajo en el patio, pues qué queréis que os diga... Una verdadera locura.
Y si es que el concierto de diciembre en el pabellón de los deportes fue demencial. Con unas 15000 personas volviéndose locas, imaginaos lo mismo, pero condensado en un local con un aforo 7 veces más pequeño (aunque seguramente habría alguno mas) y sobre todo, en superficie muchísimo más pequeño que el palacio de la CAM. Realmente creo que el problema es que todo el aforo quería estar en el mismo sitio. Aún así, es una verdadera pasada ver a un grupo como Prodigy tan cerca como los vimos el martes
Volviendo al concierto, decir que el concierto fue muy parecido en cuanto a duración y repertorio al de Madrid. En definitiva, este concierto pertenece a la misma gira que aquél. Y aunque no tengo los setlists delante, creo que fueron muymuy similares. Tocaron todos sus grandes hits (que son unos cuantos) e incluyeron algunos temas de su último disco Invaders Must Die
Sin duda un concierto memorable, y firme candidato a uno de los mejores del año. Creo además que el Ibiza Rocks es una idea genial. Sería todavía más genial si aceptaran mejor el hecho de que están en Ibiza, y lo hicieran un poco más amigable para el público español. El sistema de entradas es exclusivamente en inglés, y si tienes algún problema (como lo tuve yo) sólo puedes hablar con un teléfono en UK en inglés. También sería cojonudo que hubiera algún grupo español en la lista (de hecho estoy pensando en empezar un grupo en facebook para pedirlo). Por lo demás sólo deciros que si siguen manteniendo el nivelazo de grupos que pasan por aquí, el Ibiza Rocks se convertirá en un verdadero clásico entre los festivales de verano españoles


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada